Es preciso olvidar…

Es preciso olvidar que, en días como este, paseaba bajo el infinito cielo al que las estrellas acariciaban de norte a sur y de este a oeste.

 

Es preciso olvidar mis travesías por las extensas planicies que conducían, desde la frondosa maleza de las montañas hasta mis ocasionales extravíos en los altos volcanes que constantemente amenazaban con sumirme eternamente hasta el fondo del cráter y sin mi anhelado consentimiento.

 

Olvidar también mis jugueteos sobre tierras húmedas donde hasta las flores carcajeaban de verme bailar al ritmo del canto de los pájaros.
Tierras húmedas por gotas de lluvia del agresivo cielo, que deslizan sobre el cuerpo de toda la vegetación.

 

Es preciso olvidar las fronteras de este paraíso, porque no vaya a ser que, por mi confortable estadía, no vuelva a desear mas el planeta al que pertenezco.

.

.

Es preciso olvidar porque su dios ya ha impuesto mi exilio y con ultimátum.

 

Es preciso olvidar…. O quizá, solamente atesorar los mapas en otros cofres para reiterarle y no negarle a mi presente, mi grato pasado.

 

Es preciso aceptar mi incuestionable exilio, olvidarme de olvidar y devolverme a casa con una sonrisa.

Anuncios

Apasionantes pentagramas

7 notas musicales. 7 notas danzantes en un pentagrama, que cuando se entremezclan, logran cautivantes sonidos. Notas que juegan con nuestro interior provocando emociones que se extienden en la excentricidad y longevidad de cada vibración de los instrumentos que lo emiten.

El sonido; algo que nuestra naturaleza reconoce desde el vientre materno y que al cabo de los años se aúna a una rutina que regala intensidad a nuestras vivencias.

Entre la delicadeza de un violín, la agresividad de una guitarra o quizá lo exótico de las percusiones, nacen ritmos que entran por nuestros oídos, recorren el ser y perecen sensaciones que marcan un momento.

La música nos deja divagar, nos conducen por las emociones mas intensas, nos trasportan entre nuestros mas sublimes recuerdos y marcan indeleblemente un instante.

Para algunos será solo el placer de escuchar, para otros una necesidad del día a día y para algunos otros un estilo de vida, sino es que un fascinante oficio; y para todos PASIÓN.

Exquisitos todos los sentires implícitos, cuando nos deleitamos entre las mejores piezas de artistas que nos contagian; virtuosas las manos y la boca de quien dan vida a sonidos hipnotizantes y provenientes desde su interior. Desde el interior de quien lo emite hacia el interior de quien lo escucha; ese interior donde se alojan los mas puros sentires y las mas delicadas esencias de nuestras emociones.

La música cabe en el bolsillo de cualquiera, nos abraza al ancho de nuestro ánimo; es el idioma universal, su alcance va más allá de todas las palabras en un diccionario y otro poco más, a todas las interpretaciones de quien la escucha.

Soy otra melómana más, extasiada y apasionada por su fantástico arte… músicos.

La magia en las manos de este pianista me trasmite nota a nota, convirtiéndose en lágrimas… a veces de felicidad y a veces de tristeza. ¡Que la disfruten!