Besa sus defectos hasta que los aceptes como algo inherente y cuando los reconozcas como la palma de tu mano, elige si los quieres en tu historia.

Anuncios