Remembranzas

Por suerte, ya no recuerdo la hora ni el día en que naufragué por última vez dentro de aquellos ojos marrones que aun atraviesan sigilosos en mis tortuosos recuerdos.

Llevo cargando en este puño la intensidad de mis pensamientos contigo y hoy ya no respeto tu recuerdo porque la pasión de estas remembranzas desea desfilar con toda libertad por el sendero de la nostalgia. No volveré a privarlo ante el miedo que destilaba cada vez que brotaba la crueldad de aquellas palabras en donde no había piedad de un pasado que nos hacía tan felices.

Este pasado sigue groseramente aletargado colgándose en tu sombra que aún se dibuja a mi lado y la ansiedad no piensa abandonarme cuando te presentas tan campante con tus oníricos arrumacos.

Cuanto perdí por dejarme llevar por una lógica que me apartaba de tus decisiones tan desacertadas; cuánto gané por liberarte y liberarme de un futuro que no estaba destinado a ser.

¡Cuánto te extraño, mi bien! ¿Cuántos momentos debieron multiplicarse para recrearte con los ojos cerrados en donde la memoria no me traiciona?

Y aunque lejos, muy lejos, sigues cerca. Tan cerquita de un corazón que aún te aloja, tan cerquita de un sinfín de pensamientos de tu autoría y aún más cerca de sueños que delatan nuestro intenso pasado. Y aunque cerca, hoy arde en fuego este deseo de saber tu paradero y volver a escuchar tu particular saludo.

Este frío de fin de año te favorece querido; es tan cálido contigo porque en esta época te vio nacer y te consiente con aires refrescantes por la mañana que suelen susurrar a mí oído tu nombre y al caer de la noche te conservan gratamente en baúl de mis momentos felices, justo a donde perteneces.

Por suerte, aún recuerdo la última vez que te sabía mío; la única y ferviente razón para saberme tuya.

Image

Anuncios

Un pensamiento en “Remembranzas

  1. Muchas palabras tristes escucho hoy de tu boca, melancolía y nostalgia: caminos torcidos que creías derechos y que terminan en el redondel de mismos pensamientos… entiendo de enojo por que me es síncrono. Algún día conoceremos la Ruta de la Seda?… ciertamente espero no esté alejado ese camino de nuestro triste deambular más hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s