Mi lugar favorito de 4.15 * 4.15

Conocí un lugar que data desde 1976; cabe mencionar que el día en que invadí, habían perfumes de melancolía y viejas pisadas de quien solía habitarlo, que me hacían sentir una intrusa.

Pasaron los meses y cada vez un rinconcito tenia una de mis huellas, y es así en que los próximos 2900 días se convirtió en mi sitio favorito para callar y aprender.

Mi lugar favorito es de medidas relativamente pequeñas y desde que pongo un pie dentro, las palabras estorban, ni hablar de la tecnología que no cabe por la puerta porque al silencio no le hace falta; ni la internet, ni la televisión, ni la radio me causa tanto placer como cerrar los ojos y divagar; divagar por donde ya estuve, por donde no he estado.

La magia de mi lugar pude gratamente conceptualizarla, para resolverle a mi consciente tremendo misterio.

Las paredes son tan blancas pero tan coloridas, como los paisajes que dibujo con la imaginación de presentes alentadores,  futuros prometedores y pasados conmovedores; la intensidad de mis sueños y metas están coloreadas en cada una de las tonalidades de las maderas del techo que observo con cautela al inicio de la mañana, al caer del sol o cuando me da la gana, así la mente y la almohada se fusionan en una conversación aletargada, complementada con un par de vueltas que revuelven las ideas cuando Morfeo decide ausentarse.

Conozco muy bien mi lugar; así como cuando sé la hora por el color de la luz que atraviesa la cortina de esas ventanas que dan al exterior, ese exterior donde los tiempos son medidos en segundos, pero acá adentro son medidos con el ancho de mis pensamientos por la altura de mis sentimientos y por la arista de la energía que se cuela por las paredes.

Este lugar me conoce muy bien; así como todas las lagrimas de tristeza y felicidad, que han caído a esa alfombra vino tinto, que conocen la formula exacta de su procedencia, pero calla, conserva el secreto y se encarga de evaporarlas para seguir adelante con el juego de la vida.

Ni hablar de esas 4 puertas de madera que ocultan mis abruptas estructuras mentales, o  mejor dicho,  esas 4 puertas de madera conocen mi desordenado pensamiento, mi desordenada vida y mi desordenado estilo de vida que jamás critican ni entienden.

Tengo también, por ahí cerca concentradas en una mesa, las cosas mas importantes que deben estar siempre a la mano; curiosamente, aún no se que es lo debería sobretodo cuando mi pasatiempo favorito no necesita ninguna de estas complejidades materialistas; es que este paraíso sabe mas de lo que hablo, sabe mas de lo yo sé; este paraíso no tiene mi estilo, no conoce mis hábitos, no refleja mi diario vivir, pero me ha robado las estorbosas palabras para dibujar, bailar, cantar: lo que necesito, lo que me place y cuando lo necesito.

Anuncios

3 pensamientos en “Mi lugar favorito de 4.15 * 4.15

  1. Ciertamente, tu lugar favorito me trae recuerdos de personas a quienes he querido mucho…. y a pesar de lo mucho que los extraño, es gratificante ver como esas cuatro paredes han cobrado nueva vida…. y que son testigo de nuevos ideales, de nuevos sueños. Estoy segura de que aquellos a quienes tanto extraño sentirían lo mismo que yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s