¿Cual es tu medida?

Muchas nos esforzamos por las medidas perfectas; algunas otras se sacrifican con dietas para lograr cuerpos estilizados.
Horas de gimnasio para lograr los 60 de cintura, un 90 de buena pompa y suculentas caderas y otros 90 que bendicen con un cuerpo de reloj de arena.
Medidas que dictan la belleza física que muchos y muchas, disfrutan y presumen pero que también reducen otros valiosos atributos.

¿Cuanto mide el perímetro que dibuja tu sonrisa? Esa que irradia con todo su esplendor cuando te sobrepones a las adversidades o esa que no debes esconder en los peores momentos. Esa que a veces reluce para la mejor fotografía.

 

¿Cuanto mide el alto de tu autoestima? Esa que debes cargar como mejor accesorio para hacerse notar al igual que el escandaloso sonido de tus tacones.

 

¿Cuanto mide tu sentido común? Esa sencillez de pensamiento que debes aplicar para resolver hasta el mas complejo de tus problemas.

 

¿Cuanto mide tu humildad? Ese accesorio con el que caminas decentemente con la frente en alto como en la mejor pasarela, reconociendo que podes caerte o la que te da la libertad para aceptar que ignoras gotas de sabiduría.

 

¿Cuanto mide la profundidad de tu actitud? Esa que automáticamente te regala belleza, te regala la firmeza en tus pasos y te regala una postura diariamente para sobrellevar lo que se venga.

 

¿Cuanto mide tu cerebro? Ese órgano maravilloso que debes ejercitar para no morir en vida. Ese que permite desarrollar el intelecto y te da de las mejores libertades: Pensar!

 

¿Cuales de todas tus medidas sobresalen para demostrar tus mejores atributos, en una instantánea fotografía, en una rutinaria pasarela o en una perecedera vida?

 

Exquisito es disfrutar la belleza física, es pan para la vista; pero que cautivante es ver, volverse adicto a una personalidad sobresaliente y admirar la calidad humana e intelecto de hombres y mujeres.

20120514-225410.jpg

 

Es preciso olvidar…

Es preciso olvidar que, en días como este, paseaba bajo el infinito cielo al que las estrellas acariciaban de norte a sur y de este a oeste.

 

Es preciso olvidar mis travesías por las extensas planicies que conducían, desde la frondosa maleza de las montañas hasta mis ocasionales extravíos en los altos volcanes que constantemente amenazaban con sumirme eternamente hasta el fondo del cráter y sin mi anhelado consentimiento.

 

Olvidar también mis jugueteos sobre tierras húmedas donde hasta las flores carcajeaban de verme bailar al ritmo del canto de los pájaros.
Tierras húmedas por gotas de lluvia del agresivo cielo, que deslizan sobre el cuerpo de toda la vegetación.

 

Es preciso olvidar las fronteras de este paraíso, porque no vaya a ser que, por mi confortable estadía, no vuelva a desear mas el planeta al que pertenezco.

.

.

Es preciso olvidar porque su dios ya ha impuesto mi exilio y con ultimátum.

 

Es preciso olvidar…. O quizá, solamente atesorar los mapas en otros cofres para reiterarle y no negarle a mi presente, mi grato pasado.

 

Es preciso aceptar mi incuestionable exilio, olvidarme de olvidar y devolverme a casa con una sonrisa.

Apasionantes pentagramas

7 notas musicales. 7 notas danzantes en un pentagrama, que cuando se entremezclan, logran cautivantes sonidos. Notas que juegan con nuestro interior provocando emociones que se extienden en la excentricidad y longevidad de cada vibración de los instrumentos que lo emiten.

El sonido; algo que nuestra naturaleza reconoce desde el vientre materno y que al cabo de los años se aúna a una rutina que regala intensidad a nuestras vivencias.

Entre la delicadeza de un violín, la agresividad de una guitarra o quizá lo exótico de las percusiones, nacen ritmos que entran por nuestros oídos, recorren el ser y perecen sensaciones que marcan un momento.

La música nos deja divagar, nos conducen por las emociones mas intensas, nos trasportan entre nuestros mas sublimes recuerdos y marcan indeleblemente un instante.

Para algunos será solo el placer de escuchar, para otros una necesidad del día a día y para algunos otros un estilo de vida, sino es que un fascinante oficio; y para todos PASIÓN.

Exquisitos todos los sentires implícitos, cuando nos deleitamos entre las mejores piezas de artistas que nos contagian; virtuosas las manos y la boca de quien dan vida a sonidos hipnotizantes y provenientes desde su interior. Desde el interior de quien lo emite hacia el interior de quien lo escucha; ese interior donde se alojan los mas puros sentires y las mas delicadas esencias de nuestras emociones.

La música cabe en el bolsillo de cualquiera, nos abraza al ancho de nuestro ánimo; es el idioma universal, su alcance va más allá de todas las palabras en un diccionario y otro poco más, a todas las interpretaciones de quien la escucha.

Soy otra melómana más, extasiada y apasionada por su fantástico arte… músicos.

La magia en las manos de este pianista me trasmite nota a nota, convirtiéndose en lágrimas… a veces de felicidad y a veces de tristeza. ¡Que la disfruten!

¿Inesperado?

Estados Unidos, uno de los países reconocidos mundialmente por sus altos estándares y notable calidad de la seguridad con que opera el Estado, un sistema anti-terrorista aparentemente bien organizado. Bajo esta premisa, ¿Como alguien como EEUU pudo haber imaginado el ataque terrorista ejecutado el 11 de septiembre?. Era increíble, para el mundo completo, que algo así pudiese haberle ocurrido a la primera potencia mundial.

 

6 años. 6 años de compañia. 6 años de relación. Eramos una pareja a la que catalogaba como “estable”. ¿Como fué que nunca vi venir un final? Jamás lo consideré como una probabilidad de ocurrencia. Con todo y nuestros problemas hasta parecíamos una pareja modelo ante los ojos del mundo.

 

2 Torres y el Pentágono, fueron el blanco de Al Qaeda. A las 8:46 es atacada la primera torre, 9.03 la segunda y 9.40 el Pentágono. Centenares de norteamericanos quedan consternados y atemorizados por lo que ocurria en el centro de la ciudad. Cerca de 3000 personas perdieron la vida. Cada nivel consumido por las llamas significaba la perdida de familiares, amigos, colegas. Estados Unidos, estaba verdaderamente de luto.

 

Llegan las inesperadas palabras: “No te amo más”, “Nuestro compromiso termina ahora”, “No me busques, no vuelvas y no me esperes”. La piel se eriza, las manos tiemblan, el estomago se contrae, todas la emocionas se derrumban en segundos. Se venía el mundo encima y aun no terminaba de entender el por qué.

 

¿Como iba explicar el presidente a la nación tan inesperado…. o talvez esperado suceso?. Versiones no oficiales comentan que el FBI comunicó con anticipación sobre de constantes visitas de Musulmanes que generaban sospecha, y al parecer el Estado nunca presto atención necesaria a tales hallazgos.

 

¿Como hacía para romper la ferviente convicción, de que las cosas no sería para más? ¿Donde me iba a guardar u ocultar todos los sueños fabricados en años de futuros prometedores? ¿Con que rompía todas sus promesas de una vida conmigo? Tristeza, desconsuelo y aflicción me daba no saberle mio nunca más.

¿Realmente, su partida había sido tan inesperada o acaso nunca presté atención a todas sus señales de descontento? La sinergia debió haber brillado por su ausencia para tan siquiera presentir un final.

 

El pueblo norteamericano quedo totalmente devastado y temerosos por tales eventos en donde peor aún, perdieron en gran parte la confianza a las autoridades por la rumorosa negligencia.

 

Tristeza inundó mi corazón. Años requirió para devolver la confianza de entregar la pureza del sentir y la esperanza no tardo en resplandecer para creer en un nuevo mañana.

 

La tristeza sana con el tiempo, la confianza se genera con trabajo y después de comprender la derrota, aceptarla es la opción para seguir adelante.

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.” Buda

Con mucho cariño, amiga mía. Mucha valentía para este nuevo comienzo.

Image