Territorios desconocidos.

ImageAhí estaba él, con aquella agresividad que informaba que yo no tenía escape;  yo en aquel furtivo momento con sus cabellos lisos en mi mano derecha y la izquierda, bastante curiosa, recorría su pecho hasta su cuello.

Recuerdo aquel sabor delicado a menta entre texturas suaves y técnicas inigualables que incitaban a seguir explorando; algunos otros momentos susurraba palabras al oído que continuamente cuestionaba mientras mi mente confundida empezaba a identificar el territorio.

Y es que así es cuando cerras los ojos: automáticamente se abren las puertas de los demás sentidos y alcanzo a oler  una fuerte loción que atraería a cualquiera, sin olvidar ese corazón palpitante que amenazaba con salirse del pecho.

 

Mi mente, esa que estorba tanto para este instante, busca en antiguos registros que conservo con sentimiento, aquellos indicadores que dictan mis sentidos, mientras él aumenta la intensidad de sus habilidades y me llamaba delicadamente a seguir descubriéndole.

Gracias subconsciente, me repetía sarcástica y continuamente, por jugar abusivamente con mis pensamientos.

¿Cuántos segundos, minutos u horas han transcurrido mientras recorro esos labios de extremo a extremo en completa distracción que atormentan mi conciencia?

Aflicción, coraje y desconsuelo me invaden al desconocerle porque en mi territorio especial y favorito recuerda formas gruesas de sus labios, olores dulces que provocaban que se me erizara la piel y el palpitante era también, mi corazón. Los ojos, que para este entonces temen abrirse porque saben que descubrirán lo bastante obvio.

 

Pobre de él, al que no podía regalarle un instante de atención sin que mi mente estorbara, pobre de mí por aquella frustración en la que me había envuelto tremendo error.

 ¡No es el! Me reiteraba, pero esta vez con dolor.  

Después de tan emotivo suceso, solamente circulaban perfumes de culpa por tremendo acto egocéntrico y él sin más que intentar, sonreía anuente al fantasma que aun ocupaba mis pensamientos.

 

Pienso, luego existo. Para la próxima. 

Anuncios

Un pensamiento en “Territorios desconocidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s